La premisa era escoger un nombre corto y de rápida aceptación popular: para esto propusimos el nombre Lula y diseñamos su isologotipo.
La imagen general y los colores debían remitir a un espacio análogo de New York, y eso fue lo que hicimos: colaboramos en la conceptualización del espacio comercial.




Back to Top