Después de casi un año de funcionamiento, el Concept Store, se debía mudar de barrio, y por cuestiones estratégicas a un sitio más grande. Era la oportunidad de plantearles la necesidad del cambio de nombre/marca. Tuvimos una reunión muy interesante con los dueños, les planteamos nuestro punto de vista, el cual fue aceptado.

Con la reapertura pasaría a llamarse Nina, Concept Store. Tag line imprescindible a partir de ahora, y no utilizado antes.
El slogan que sintetizaba su oferta “Cosas lindas para todos los días”.

Y por último la importancia de incluir un café dentro del espacio comercial, el cual tendría el mismo nombre pero con una variante de logo.

Nuestro aporte más importante resultó el intercambio de ideas que tuvimos con sus dueños, lo cual los termino de convencer que tipo de producto tenían.

Nos encantó este trabajo, y nos encanta Nina.



 
Back to Top