Habíamos detectado la falta de un producto de estas características.
La ciudad no tenía un bar de baos y dumplings como los que habíamos visitado en otras capitales.
Desarrollamos el Concepto y nos dedicamos a buscar los expertos gastronómicos que entendieran la idea y quisieran implementarla.
Voilá!! Un importante grupo empresario gastronómico con experiencia en comida asiática entendió rápidamente la idea y visualizó su potencial.
Contaban con un muy interesante local con una amplia terraza que se adaptaba muy bien a los requerimientos.

Como ya tenáamos el nombre y el branding creados pasamos directamente a sugerir el menú y la presentación de los platos, mientras adaptabamos la idea de interiorismo al local. Chinita era un nombre simpatico y coloquial, junto al personaje constituían una imagen poderosa y pregnante.

Los colores utilizados fueron el rojo y el celeste turquesa, más dorado y negro, y un mínimo acento en rosa.

La idea fue recrear aspectos de food truck y street food en su interiorismo y en la experiencia en si. Utilizamos elementos de containers y lámparas industriales y los mezclamos con elementos chinos tradicionales y diseños propios en muebles y luces. El resultado final fue el deseado. Un espacio atemporal y global. Estimulante y vibrante.

Podría estar en Melbourne o en Berlín. Está en Panamá y estamos felices.



Back to Top