Un grupo de jóvenes, y ya exitosos emprendedores gastronómicos, nos solicitan colaboración para desarrollar su nueva idea.
Un bar de tapas y vinos. Ellos tenían muy claro el concepto, con lo cual nos dedicamos a potenciarlo, aportando estrategias, elementos e ideas complementarias.

Re-organizamos su idea de interiorismo, propusimos mobiliario, revestimientos e iluminación, y una atmósfera callejera y nocturna.
Frases conceptuales reflejadas en una pared a modo de paste-up completaban la escena.

Pensamos un nombre atrevido, rebelde, juvenil y que tuviera una contra sentido. Pensamos un isotipo la M como un signo escrito en la pared de un callejón, y un Personaje de Marca habitante del callejón. Un gato nocturno y misterioso.

Un lugar para ver y ser visto. Un club de amigos abierto a todos los que quieran beber buenos vinos, disfrutar un buen tapeo gourmet y pasarla bien.



Back to Top