Creíamos en el potencial de un negocio de estas características. Negocios que reúnan los deseos de los consumidores, 
los deseos de “ Shop -Eat - Meet ” en un mismo espacio.

Mika, nombre fantasía fácil de leer, de pronunciar, y de buen sonido. Tiene aspectos de Bazar de Ramos Generales 
donde se encuentra de todo. Donde los productos están exhibidos de modo casual y en abundancia.

Lo más arriesgado e interesante fue mezclarlos con el Restó-Café y no separarlo como dictan los manuales.

Creamos conceptualmente el negocio y luego lo aplicamos a su estética gráfica y espacial.
Seleccionamos desde los productos que se venderían, la composición del menú hasta la ropa del personal. Todo.

Le dimos una impronta retro-industrial-neoyorquina al lugar, que resultó muy apreciada por los clientes.
Reiterando nuestra idea de crear espacios, armamos sectores bien diferenciados y con mucha identidad.
Para lograr el efecto deseado, diseñamos y desarrollamos los muebles, y nos encargamos de importar otros.
Colocamos objetos que resultaron emblemáticos, hicimos el visual y le aportamos la música apropiada para crear clima.

El resultado final resultó en una grata sorpresa para la gente, al sentirse provocados, estimulados y con ganas de quedarse; 
algo que formaba parte de nuestro propósito conceptual. Además claro, de lo más importante: ganas de volver.





Back to Top