Trabajamos muchísimo en este proyecto. Desde el nombre hasta la degustación de cada uno de los platos.
El cliente quería abrir un local de venta de sushi, y decía ya tener el nombre. Rápidamente entendió nuestras razones para no utilizar 
su nombre y ampliar la oferta de sushi a platos de comida Thai, Vietnamita y de todo el Sudeste Asiático. Así nació nacion sushi.


A partir del concepto creamos su logo-bandera, frases divertidas y desarrollamos el menú a modo de revista.

Le dimos al espacio Sectores que lo identificaran con distintos países; así nacieron “El comedor Vietnamita” para la mesa comunal; 
el “Thai Lounge” a una espacio más relajado; “La Central” se le llamó al área más grande, que albergaba más mesas, y se le dio un toque chinesco.
Para los que quería estar al aire libre, la terraza se la bautizó como “La terraza del vicio”, y el pasillo casi muerto que conducía a los baños se le dio vida y color ambientándolo como un ”Callejón de Tokio”. Se creó un logo para cada uno de los espacio y procuramos crearle la ambientación correspondiente. Para ello diseñamos muebles y lámparas. Para enfatizar el aspecto global de la propuesta, las mesas se plotearon con sellos postales de países asiáticos y se forraron las columnas con sellos de entrada de pasaportes.


Creamos un sector para la venta de productos comestibles artesanales utilizados en el restaurant al que denominamos “Mercadito Nacion”, 
y le hicimos el packaging correspondiente.

Disfrutamos enormemente este proceso creativo. Y tal como preveíamos, nación sushi abrió sus puertas y se convirtió en un suceso.



Back to Top