Ya habíamos desarrollado el cambio de imagen de las tiendas y re-diseñado el logo ocho o nueve años atrás, en lo que llamamos la versión de 2.0 de la marca. Después de un tiempo lógico en donde requería una adecuación estética, y atentos a los cambios experimentados en el mercado, encaramos la versión 3.0

Simplificamos el logo, y reemplazamos la tipografía por una mas simple y moderna y que a su vez no produjera una ruptura abrupta con la anterior.
A partir de ello creamos los nuevos shopping bags y los tag lines.

En cuanto al Interiorismo procuramos un espacio y un mobiliario limpio en cuanto a formas y colores, y que acompañe la nueva propuesta, con fuerte presencia del blanco y negro. Mantuvimos el amplio ventanal para que pueda recibir luz natural y permitir apreciar las vistas.

Hicimos más que un re-styling general. Adecuamos la marca y el concepto ​​​​​​​a estos tiempos, empezando por la plaza que más lo requería.




Back to Top